NOTICIAS

Dra. Graciela Rubio dictó charlas y talleres donde vinculó Enseñanza, Memoria y Derechos Humanos

La académica de la Universidad de Valparaíso, Dra. Graciela Rubio, visitó Valdivia participar del Encuentro de Historia, Memoria y Derechos Humanos, organizado por la Agrupación de Ex Presos Políticos y Familiares de Valdivia, en conjunto con la Escuela de Historia y Ciencias Sociales UACh y la Seremi de las Artes, las Culturas y el Patrimonio.

El programa de actividades de la Dra. Rubio comenzó con una charla-taller en el recinto de la ex cárcel Isla Teja que se denominó “Pasado Reciente en Chile. La educación histórica basada en la memoria y los derechos humanos: experiencia en el sitio de memoria ex cárcel de Valdivia”, dirigido a estudiantes de enseñanza media de Valdivia. En ese contexto, la académica de la Universidad de Valparaíso agradeció a los organizadores la oportunidad de hacer intercambio de experiencias y saberes académicos y vivenciales con los diferentes públicos asistentes. “Esta experiencia ha sido muy enriquecedora. En primera instancia, hemos podido trabajar con testimonios anónimos de los ex prisioneros políticos que fueron encarcelados en este lugar, lo que significó una reflexión muy bonita y profunda ya que, utilizamos el testimonio como fuente de conocimiento y parte de la historia de este país. A raíz de eso, los estudiantes comenzaron a cuestionarse y desmitificar ciertas imágenes que se han construido a cerca de lo que era ser prisionero y, entender lo que es la presión política y así también entender a través de la experiencia, la violación de los Derechos Humanos”, manifestó. La Dra. Rubio agregó que, dentro de los ejercicios, los estudiantes desarrollaron cuestionamientos sobre lo que implica la violación sistemática de los derechos en una dictadura.

 

 

Sobre su experiencia en la charla-taller estudiante de segundo medio B del Liceo Santa María de la Blanca, Hugo Jaramillo, valoró esta instancia de rescate de memoria local. “Me parece que esta actividad contribuye mucho a generar pensamiento crítico en los adolescentes y abre puertas para conocer la historia del país en que vivimos. Quizás la concepción que tenía sobre Derechos Humanos no era muy distinta a la que hoy se expuso en esta actividad, pero me hizo reflexionar sobre la crueldad con la que el ser humano actúa a veces. Sabía que existía este recinto -ex cárcel-, pero jamás me imaginé que pudiesen existir testimonios como los que conocimos hoy. Me gustó mucho la forma de empatizar con los jóvenes que tuvo la expositora, lo único que espero es que, atrocidades como éstas no vuelvan a ocurrir en este país”, puntualizó.

 

La Dra. Graciela Rubio realizó además el taller titulado “Enseñanza del pasado reciente: trayectos curriculares y desafíos educativos para la integración del conocimiento histórico, la memoria y los derechos humanos”, dirigido a estudiantes en práctica de la carrera de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales UACh; una conferencia denominada “El pasado reciente como recurso para la educación histórica. Reflexiones en torno a la integración del conocimiento histórico, la memoria y los Derechos Humanos”, dirigido a público general, y un taller sobre Derechos Humanos con profesores y egresados de Pedagogía en Valdivia y la región de Los Ríos. Respecto al rol formador de las y los docentes en materia de memoria, la académica señaló

 

que los profesores tienen el deber de abrir discusión dentro del aula.“Formalmente, uno puede explicar que las acciones de una dictadura tratan de una política del terror y que busca generar miedo, e históricamente, se puede explicar el por qué en su contexto, pero lo fundamental es generar debate sabiendo que cuando se habla de derechos humanos hay memorias sociales rígidas que han tenido poco espacio para discutir. El desafío del docente tiene que ver con el cómo debatir, cómo presentar razones, cuándo una razón es válida o no, y para eso hay que trabajar en las respuestas”, indicó. Asimismo, la Dra. Rubio expuso que el docente debe cuestionar permanentemente el curriculum y los limites que éste tiene, así como pensar en quien va a recibir la experiencia y cómo la puede recibir; trabajar testimonios y repensar el potencial que tiene pedagógicamente. “Hay estudios que reflejan que existen ciertas tendencias, en relación a cómo se entiende el pasado. El profesor sabe que va a encontrar resistencia y sabe que va a encontrar realidades que van a negar una parte de la verdad, porque creen que tienen la realidad completa y, por lo tanto, uno ya puede prever el discurso que se va a instalar. Por eso creo que es importante fortalecer el dialogo, y debatir con argumentos, no necesariamente llegar a un acuerdo”, puntualizó.